Hielo – el regalo del invierno

Además de ser bonita, la capa de hielo puede tener mucha utilidad

¿Has caminado sobre el hielo? Seguramente no, ya que pocos hemos tenido la oportunidad de hacerlo. Y no me refiero a dar unos pasos sobre una bolsa de hielo comprada en la esquina, sino a andar con paso firme sobre el mar, un lago o un río helado. ¡Es impresionante!

En Finlandia, una capa de hielo sobre el agua forma parte de la normalidad, ya que en la mayor parte del país el invierno es largo y frío. Gran parte de la superficie del país está cubierta de agua, y las temperaturas durante el invierno son tan bajas que muchas veces se forma una capa de hielo dura y resistente sobre esa agua, incluso sobre el mar.

Pero antes de continuar con el artículo, mejor avisar sobre las precauciones que hay que tener cuando uno está pensando salir a pasar sobre el hielo. Todo es muy bonito, pero puede ser peligroso. Una capa de hielo tiene que ser suficientemente gruesa para aguantar peso y, para saber si es así, hacen falta una experiencia y unos conocimientos que un visitante no suele tener. Lo más seguro es ir guiado por los locales.

Una experiencia inmemorable al lado de un rompehielos. Foto: #visitfinland

Volvamos al tema. Entonces, de repente, durante unos meses de invierno el país se extiende y expande sobre los lagos, ríos y mar y gana más superficie, puesto que lo que antes era agua se convierte en hielo durísimo. ¿Cómo se aprovecha ese ensanche natural que ofrece el invierno? ¿Qué podemos hacer sobre un hielo que aguanta, en los mejores de los casos, un camión?

Hoy en día, el principal y más importante uso de los lagos y el mar helado se hace, sin duda, durante el tiempo libre para divertirse o practicar deporte. Imagínate cualquier ciudad o pueblo finlandés al lado de un lago o del mar (casi todos) al que se le regala cada invierno un campo enorme formado de hielo y nieve. Esta cortesía de la naturaleza finlandesa no se desaprovecha y salir al hielo se convierte en un pasatiempo muy popular para los días bonitos de invierno.

Patinaje sobre el hielo
Una pista de patinaje sobre el lago Kallavesi, Kuopio. Foto: #visitfinland

La capa de hielo es perfecta para hacer deportes de invierno. Sobre los lagos de Finlandia hay muchas rutas de patinaje y excursionismo para hacer distancias largas aprovechando el hielo natural de los lagos. Esquiar sobre un lago helado se practica mucho en Finlandia, y también puedes dar un paseo, sacar a tu perro o hasta practicar rally.

Sobre el hielo se puede conducir un coche de rally. Foto: Juha Kankkunen Ice Driving Academy

La variedad de usos de la capa de hielo que cubre los lagos es infinita. Incluso se pesca a través del hielo. En Finlandia hay una larga tradición de pesca de invierno que consiste en agujerear la capa de hielo y tirar la caña allí. El pescador perfora el hielo con una broca específica, se sienta junto al agujero y espera hasta capturar un pez. Sin duda, como toda la pesca, esta es una afición de sabios y pacientes, pero tiene una dificultad añadida: hay que ir equipado adecuadamente para poder afrontar las bajas temperaturas de los días fríos. Eso sí, no hace falta traer hielo de casa para conservar el pescado capturado. Ya lo tienes bajo tus pies.

Un pescador sobre un lago. Esta es una afición muy popular en Finlandia. Foto: #visitfinland

El segundo uso importante del manto de hielo son los desplazamientos. Finlandia es un país donde el agua corta el paso en muchísimos lugares, ya que los ríos, lagos y el mar impiden ir recto de un sitio a otro, pero durante el invierno el hielo crea atajos para cruzar por los lugares donde en verano hay agua.

Esto lo ves, por ejemplo, en la capital, Helsinki, donde se forman caminos sobre el hielo para ir de un barrio a otro. Esto ocurre casi cada invierno en Töölönlahti, cerca del parlamento, donde los barrios de Kallio y Töölö quedan unidos por caminos sobre el mar.

Pista de hielo en el puerto de Helsinki
Una pista de hielo en el puerto de Helsinki. Foto: @jussihellsten, Helsinki Marketing

Además, el hielo sirve para los desplazamientos en moto de nieve e incluso en coche o en tractor, puesto que una capa gruesa de hielo puede aguantar mucho peso. En varios puntos del país se hacen carreteras temporales sobre el hielo de entre 3 o 4 meses de duración. Una de las más largas cruza uno de los lagos más grandes del país, Pielinen, de este a oeste.

Lo que se disfruta de los lagos, los ríos y el mar demuestra una vez más que Finlandia es dos países en uno: Finlandia de invierno y Finlandia de verano. Contemplar un lago con veleros en julio y, después de unos meses, con esquiadores y gente paseando perros sobre su hielo es algo que no hay que perderse.

Hannu Arvio

Leave a comment

You are commenting as guest.

Suscríbete a nuestro newsletter